Cala El Soyo

Refugio de pintores, músicos y artistas, Altea es un lugar que fascina. Sus empinadas callejuelas, los increíbles miradores -en los que las puestas de sol se convierten en un auténtico espectáculo de luz.

Las pequeñas tiendas de artesanía o sus magníficos restaurantes, la convierten en un destino ideal para saborear la auténtica esencia y magia de los pueblos del Mediterráneo. Y todo ello, aderezado con un cristalino mar de fondo…

A lo largo de sus ocho kilómetros de costa, Altea nos ofrece una gran variedad de playas, calas y acantilados que no dejarán indiferente a ningún viajero. Escritores de la talla de Rafael Alberti o Blasco Ibáñez, o incluso, cantantes actuales, como Sergio Dalma o Josh Rouse, eligieron este pequeño rincón asentado en la Costa Blanca como lugar de descanso e inspiración. Por algo será…

Si como Alberti estás buscando tu inspiración en las aguas de la costa levantina, o simplemente, te apetece darte un chapuzón tranquilo sin grandes aglomeraciones y complejos turísticos a tu alrededor - en busca de esos lugares que nos recuerdan que, sí, todavía quedan parajes insólitos y tranquilos por descubrir- , entonces cala el Soyo en Altea es tu visita perfecta.

Se trata de una pequeña cala de rocas de unos 120 metros de longitud, en la que el grado de ocupación en todas las épocas del año es bastante bajo, por lo que la paz y la tranquilidad están prácticamente aseguradas. Una singular roca negra bañada por las cristalinas y tranquilas aguas mediterráneas aporta a esta cala un carácter muy especial. Altea ofrece una gran diversificación de playas, acantilados y calas con encanto, por lo que resulta inevitable hablar de ellas sin referirse a cala el Soyo, una cala semiurbana ubicada entre el pequeño puerto del barrio de L’Olla y el Cap Negret.

Ideal para disfrutar de un romántico día en pareja, conviene tener en cuenta que no son muchos los servicios cercanos (como cafeterías, baños o tiendas) que rodean la cala, aunque sí dispone de aparcamiento y un puesto de socorrismo activo en la época estival. Si quieres disfrutar de la cala con niños, no olvides proveerte de una buena mochila en la que incluir agua y comida, así como de un buen calzado, ya que la cala está bañada por rocas y, en ocasiones, abundantes algas que ayudan a mantener la belleza natural del entorno. ¡Pero que nada de esto sea un inconveniente! Sus cristalinas aguas, la tranquilidad, y el aire puro que se respira nos auguran un magnifico día de sol y playa en el Soyo.

Por su situación privilegiada, además, esta pequeña cala es un lugar ideal para adentrarse en los fondos marinos y admirar algunas de las especies animales y vegetales que surcan las profundidades de la costa levantina: posidonia oceánica y especies endémicas, como las nacras o moluscos de tamaño cercano al metro de longitud, son algunas de las maravillas que podemos encontrar en las profundidades de las aguas de Altea. ¡Prepara tu equipo de snorkel y disfruta del esplendor marino en el Soyo!

Tipo CALA SEMIURBANA
Composición BOLOS / ROCA
Servicios CRUZ ROJA, RESTAURANTE, PARKING, LAVAPIÉS
Actividades BUCEO, SNORKEL, PESCA, KAYAK, VELA

Entradas relacionadas

Abahana Villas - Disfrutando de la playa en la Cala El Racó en Calpe

Cala El Racó

Una pequeña pero increíble cala seminatural donde poder bucear a la perfección gracias a la claridad y limpieza de sus aguas. Se puede acceder a ella mediante el puerto pesquero o a través del paseo Príncipe de Asturias, el cual nos invita a realizar un interesante paseo y descubrir, desde otro punto de vista, la belleza de nuestra costa mediterránea.

Abahana Villas - Vistas del Peñón de Ifach desde la Cala de El Penyal de Calpe

Cala El Penyal

Por sus aguas cristalinas, sus interesantes fondos, por estar rodeada de naturaleza y mar, esta pequeña cala es uno de los muchos tesoros que posee el municipio de Calpe haciendo sentir al visitante único en un paraje tan especial.