Con amigos

Chill outs, compras artesanas y un inmenso mar azul

Las vacaciones en buena compañía salen siempre redondas; sobre todo si los planes acompañan. El clima suave, las mañanas apacibles, las noches más marchosas… todo esto y mucho más forma parte de la identidad de Costa Blanca Norte. 

Los chill-out, ubicados en las distintas playas de la zona, se han convertido en los lugares imprescindibles: perfectos para ver y ser visto. En ellos se respira un ambiente distinguido, elegante y muy agradable; algo bohemio y original. Uno de los mejores es L'Olleta, en Altea, muy cerca de la Playa de la Olla; ofrece buen ambiente y música en directo a todos aquellos que no soportan la impersonalidad de las macrodiscotecas o los afterhours. Su original arquitectura, en forma de pirámide, ayuda a crear ambiente: en la planta baja un restaurante íntimo, en la superior la zona de copas y música, con velas, plantas, delicada ambientación lumínica y varios escenarios. 

La ruta puede continuar en Calpe, en Puerto Blanco Chill, una terraza-lounge situada en el puerto del mismo nombre, y con magníficas vistas al mar y al Peñón de Ifach. Está abierto durante todo el día, así que en sus cómodos sillones puedes degustar el aperitivo, la comida, o incluso una cerveza al caer la tarde. Durante las noches de verano se anima con música en vivo y espectáculos. Sin duda, es la elección ideal si se busca un ambiente agradable y chic.

El shopping artesanal es otro de los fuertes de Costa Blanca Norte. No dejéis nunca la zona sin haber dedicado una jornada a explorar los comercios "made by hand" de la zona. Podréis encontrar absolutamente de todo.

Tanto en Denia como en Javea, y muy especialmente en Altea, os saldrán al paso –casi siempre en el caso antiguo- infinidad de tiendas dedicadas a los más originales oficios: cestas, alpargatas, bisutería, moda en fibras naturales (como algodón o lino) jabones y cremas naturales, alimentos orgánicos, objetos de decoración, calzado… 

Precisamente durante los meses de verano y en Semana Santa se instala la Mostra d'Artesania de Altea en la plaza de la Iglesia de esta localidad. Si te gustan los objetos originales, con buen gusto y un diseño único, no dejéis de visitarla. Tampoco paséis por alto en vuestro día de compras Planet Vintage, una tienda-experiencia en la que podréis degustar un café mientras curioseáis entre los muebles, adornos, ropa antigua, zapatos, bisutería, libros, vajillas o utensilios de cocina. Además, disponen de los denominados pop-up corners, en los que diseñadores y artistas exponen de forma temporal sus mejores creaciones.

También en Denia podréis encontrar tiendas con prendas de cuidado diseño que siguen los dictados de la llamada moda mediterránea, un nuevo concepto que conjuga materiales naturales, -como algodones, linos o seda- con diseños muy personales de prestigiosos creadores.

La ruta de shopping de Costa Blanca Norte no estaría completa sin el mercadillo de antigüedades de Pedreguer, al norte de Javea. Podréis encontrar verdaderas rarezas: desde ropa y joyas vintage o discos vinilo, hasta objetos de decoración de los 60 y 70, pasando por adornos en cristal, lámparas, productos gastronómicos tradicionales, flores o subastas de muebles... Cada visita al mercadillo encierra una sorpresa distinta. Solo es cuestión de rebuscar, aguzar la vista y regatear para encontrar "ese" chollo que te alegrará el día.

¿Cansados de tanto curiosear? Descansad en el mar. La platgeta de L'Advocat de Benissa es ideal si queréis tomar el chiringuito con los pies enterrados en la arena, mientras que la cala Baladrar, con sus pinos verdes, os parecerá el penúltimo paraíso, especialmente si vuestra visita coincide con la temporada en la que se ofrece música en vivo

No obstante, para pasar un día verdaderamente en contacto con la naturaleza, lo ideal es alquilar una embarcación –dese Altea zarpan desde el Club Náutico o desde Puerto Luis Campomanes/Marina Greenwich- con la que recorrer la costa, bucear o recalar frente a las playas. Baila, toma el sol, saborea un refresco o disfruta de la buena comida en cubierta. ¡Vive la vida intensamente!