del 15-jun-2019 al 24-jun-2019

Las Hogueras de San Juan

Las Hogueras de San Juan de Alicante, que coinciden con el solsticio de verano, el 24 de junio, son sin duda las fiestas más conocidas de la ciudad fuera de nuestras fronteras.

No en vano son Fiesta de Interés Turístico Internacional y congregan cada año a miles de personas procedentes de todos los lugares del mundo.

Aunque formalmente esta celebración se instituyó en 1928 por el gobierno local con la idea de atraer el turismo, en realidad venía celebrándose desde tiempos inmemoriales por casi todos los alicantinos, quienes acudían el 23 de junio a cenar al campo, degustaban productos típicos y a medianoche encendían fogatas y bailaban alrededor del fuego. No faltaban los cohetes ni los baños en el mar a la luz de la luna.

Hoy día no ha variado mucho el espíritu de la fiesta; comienza el 20 de junio con La Plantá, cuando en cada distrito se coloca una hoguera mayor y otra infantil, que se presentan a un concurso general. La tarde anterior hacen su aparición las bandas, cuyos músicos van normalmente ataviados con trajes tradicionales de labrador.

Durante los días que siguen, el 21 y 22 de junio, se celebran sendas ofrendas florales a la patrona de Alicante, la Virgen del Remedio. Las bellezas y damas de cada distrito, ataviadas con bellísimos trajes típicos, van depositando sus ramos ante la imagen de la Virgen de la Concatedral de San Nicolás, formando a sus pies un impresionante y colorido tapiz que impresiona al visitante.

La fiesta continúa el 23 con el Desfile Folclórico Internacional, en el que intervienen vistosas carrozas, cuerpos de baile, bandas de música y grupos de bailarines procedentes de distintos países que danzan al son de su música típica.

Pero llega la noche mágica, la más larga del año, el 24 de junio, la festividad de San Juan Bautista, y es entonces cuando se inicia la famosa Cremà, es decir, el encendido de unas 90 hogueras por toda la ciudad.

¿Por qué este interés de los alicantinos por el fuego? Se cree que todo obedece a que las civilizaciones antiguas, observando que a partir del 23 de junio -según avanzaba el verano- los días se hacían más cortos, hacían grandes fuegos para ayudar al sol a conservar su energía.

Actualmente, las hogueras son verdaderas manifestaciones artísticas, y todas ellas exhiben en su base unos curiosos y llamativos ninots, figuras humanas satíricas confeccionadas con materiales combustibles. Algunos de ellos son indultados y salvados del fuego por votación popular.

El ambiente festivo no decae en toda la noche; todo lo contrario. A las 12, desde el cercano monte Benacantil -reconocible por el famoso castillo de Santa Bárbara, que se ubica en su cima- se inicia una monumental palmera blanca de fuegos artificiales; esta tradición data de 1932.

Además, en todos los barrios se reparten unas 70 barracas (calles cerradas ocupadas por bares, escenarios, buen ambiente y mejor comida y bebida) en las que jóvenes y mayores bailan al son de la música. Si visitas Alicante a finales de junio, no dudes en mezclarte con los alicantinos y disfrutar de su fiesta, ¡serás uno más!

Eventos relacionados